miércoles, 14 de enero de 2015

SOBRE EL NO RETRACTARSE POR PRINCIPIOS!

LLevo unos día pensando sobre el tema del no retractarse de lo que les decimos a nuestrxs hijxs; es decir: si le he dicho que no a algo, no arrepentirme porque me cuestione y no decirle que sí para no perder autoridad.

Creo que es algo que da mucho que pensar.

No creo que no debamos no retractarnos por principios y por no perder autoridad.

Hay veces que nuestrxs hijxs nos piden cosas y no podemos dárselas; pongo un ejemplo muy simple. El otro día con unxs amigxs, había dos tortitas de arroz y cuatro o cinco niñxs, una de ellas quería una tortita entera para ella, y la mama le dio media explicándole que había más niñxs que querían tortita y solo teníamos dos. En este caso, considero que no hay mucha posibilidad de retractarse cuando la niña se pone a llorar porque quiere la tortita entera. Hay que intentar explicarle bien porqué no puede comerse la tortita entera, y acompañarla en su proceso de frustación con cariño y paciencia. Pero no creo que tenga que ser por mostrarse firmes y no perder autoridad.

Otras veces, me aventuro a decir que las más, el "no" sale de nuestros labios como por resorte. Ya sea por que no hemos pensado demasiado en lo que nos ha pedido, ya sea por nuestros esquemas mentales  internos, por nuestro bagaje que nos hace tener como muchas cosas por sentadas, porque nos han educado de una forma cerrada y autoritaria... ese "no" nos sale solo. Y claro nuestrxs hijxs, sin ninguna maldad ni ganas de desautorizarnos, porque para ellxs esos conecptos ni existen, nos cuestionan. Por que no entienden. NO entienden porque no puede ser eso que nos piden.

Y aquí entra nuestro momento de bloqueo. Tenemos dos opciones (aunque normalmente tiene que ser una decisión más o menos rápida). 


  • O les decimos que no (por no retractarnos, sin pensarlo, para que no se nos suban a las barbas, porque luego nunca van a aceptar un no por respuesta). 
  • O recapacitamos y pensamos en qué nos está pidiendo nuestrx hijx; ¿realmente la respuesta ha de ser no? ¿ese "no" se lo he dado porque responde a un esquema mental previo de cómo han de ser las cosas? ¿han de ser realmente así? ¿realmente tiene que ser mi respuesta un "no"? ¿es tan descabellado lo que me ha pedido?
Creo que para mí, claramente, la respuesta es la segunda; después de recapacitar, puedes seguir pensando que la respuesta es no, y se lo puedes explicar, como en el ejemplo que contaba el principio. Y también puedes reconocer que te has equivocado, y decirle: "tienes razón cariño, no hay razón para que esto no sea como tú propones, perdoname por haberte dicho que no tan rápido y sin pensarlo, mamá también se equivoca a veces" .

NO creo que se pierda autoridad de esta forma, aún así para mí la autoridad dentro de una familia no tiene cabida, creo en las relaciones horizontales e iguales entre hijxs y mamás y papas. Pero para lxs que piensan que sí que es necesaria la autoridad, no creo que la estén perdiendo, y sí que creo que a cambio están enseñando a sus hijxs algo muy valioso. 

Les estamos enseñando humildad desde el corazón, les estamos enseñando la maravillosa capacidad de reconocer que otras personas puedan tener razón; y no hay mejor forma de enseñarles esto que siendo un espejo; si ellxs ven que somos capaces de reconocer que nos hemos equivocado, de cambiar de opinión porque reconocemos que lxs demas pueden tener razón, ellxs creceran con estos valores. Además les estamos transmitiendo que su opinión es importante, que la tenemos en cuenta, que contamos con ellxs...


Gracias Arántzazu por hacerme de espejo y permitir que me de cuenta de estas pequeñas cosas, de mis errores, de mis prejuicios y esquemas mentales prefijados; gracias por cuestionarme para hacerme cuestionarme yo, y permitirme aprender y crecer contigo.

Te quiero

No hay comentarios:

Publicar un comentario