jueves, 29 de octubre de 2015

MOVERSE EN LIBERTAD: DESARROLLO DE LA MOTRICIDAD GLOBAL

Llevo muchos meses pensando escribir este post. Pero iban surgiendo cosas, materiales, costuriles y de juego, ideas... y lo iba dejando.
Pero hoy lxs dos peques se han dormido a la vez, y he dedicado media horita a leer... no sabía qué coger, y he subido a la buhardilla a ver la biblioteca que tenemos y he encontrado esta maravilla que hacía tiempo que no leía.


Este libro me lo recomendaron cuando hice el curso de doula, recuerdo perfectamente a una de las mariposas que, cuando arántzazu tenía como dos meses, me preguntó: ¿has leido a Emmi Pikler? ¿sabes lo que es el movimiento en libertad? te doy gracias, mariposa M, por descubirme a Pikler, y todo lo que conllevan sus escritos.

Para empezar hay que tener en cuenta el tiempo en que época y contexto se escribió este libro, para poder mirarlo con perspectiva, teniendo en cuenta posteriores avances de la ciencia. Este libro es el resultado de años de observación y de estudio, de lo trabajado en el instituto Loczy, en Budapest, lugar que Pikler dirigió desde 1946 hasta 1979. Loczy era un lugar para bebés que necesitaban de cuidados prolongados fuera de su familia (porque se había muerto su madre, estaba enferma... etc). Pikler y lxs trabajadores del centro siempre trataron de que las niñas y niños allí criados (solían estar hasta los 3 años o incluso antes) encontrasen un hogar, y no presentasen los problemas que se han asociado históricamente a los niños y niñas que han pasado los primeros años de su vida fuera de sus familias, en insituciones (lo que ella llama aberraciones de personalidad, que suena fatal, y se refiere siemplemente a relaciones sociales superficiales incapacidad de controlar las manifestaciones emocionales, y eventualmente insuficiencia en las fucnones cognitivas y perceptivas). 

El libro es sencillo, cortito y fácil de leer. Algunas de las conclusiones que me parecen valiosas son:

-la mayor parte de la literatura médica, incluida la dirigida a madres y padres, da por hecho que en las posiciones claves del desarrollo de lxs niñxs siempre interviene el adulto. por ejemplo: a los 4 meses sabe sentarse con ayuda, a los 6 meses sabe sentarse solo...

- esta forma de entender la motricidad implica no permitir que lxs niños adquieran esos movimientos por si solxs, lo que hace que pasen gran parte del día en posiciones y con movimientos que aún no están preparados para hacer: cuando por fin dominan la posición ventral (que se les ha inducido) se les sienta y en vez de poder explorar, experimentar moverse... pasan más tiempo inmóviles tratando de dominar una posición o movimiento que su cuerpo no había previsto. Además, al principio, como no estaban preparados, sus movimientos son realizados con mala coordinación, crispaciones y tensiones. Por otro lado, sositiene que - acontrario de lo que algunos pediatras tratan de hacer ver- en estas posiciones los músculos conservan un mantenimiento defectuoso, funcionan en falso; se crispan, tensan y sin embargo otros grupos musculares se relajan y ni juegan papael alguno... lo que rompe el equilibrio natural musculatorio (por ejemplo la criatura está sentada, con la espalda hundida, en cifosis, con los problemas ulteriores q puede acarrear). Todo esto hace que siempre requieran de ayuda para hacerlo todo, y se ven inmovilizadxs, sin poder manipular, sin poder recuperar un juguete que dejan caer de sus manos... con impotencia, esperando a que el adulto les rescate.

-realmente, lxs niñxs pueden ir adquiriendo esos movimientos, y otros que la literatura médica "olvida", por si solos, sin ayuda... pero claro, parece que nosotrxs tenemos mucha prisa: "mi niño tiene 4 meses y  ya se sienta" "pues la mía con 5 ya gateaba..." (¿no os suena esta ridícula competición?)... y nos empeñamos en no respetar, aquí tampoco, sus ritmos y necesidades.
pero ¿cómo? dirán algunxs...

 
este cuadro me parece interesantelos que vienen en el libro y te presenta cómo haría un bebé toda una serie de movimientos, por su cuenta y riesgo, sin nuestra ayuda... claro que no cuando a nosotrxs nos conviene... y si observamos la fila tercera... SI!!! se pueden llegar a sentar solxs sin que nosotrxs les coloquemos así!... de una forma mucho más natural claro... y más lenta. 

-Pikler habla de no enseñar a lxs niñxs, y por enseñar se refiere a hacer o realizar regularmente al niño ciertos movimientos con objeto de que los asimile. DUrante un tiempo mś o menos largo el adulto mantiene al niño -por sí mismo o con ayuda de diversos accesorios- en posiciones aún no dominadas; le hace repetir movimientos que todavía no es capaz de ejecutar sin ayuda  o de los que no se sirve aún en su actividad cotidiana ( p. 57).

Explica que habría de ponerles tumbadxs sobre la espalada hasta que pueden por si mismxs adoptar otra posición. lxs adultxs no intervienen, lo que no quiere decir que no se establezcan relaciones de afecto y vinculos...

- para que esto sea posible no sólo tienen lxs adultxs que abstenerse de colocar a lxs niñxs, ayudarles, forzarles... sino que el espacio ha de ser propicio para ello, la ropa debe ser cómoda y permitir la libertad de movimientos, los juguetes deben de ser adecuados también.... 

No hay que coger el libro como si de una verdad eterna e inmutable se tratase... somos adultas, con capacidad crítica, y hay cosas con las q todxs estaremos más o menos de acuerdo... pero, en lineas generales, me parece un libro alltamente recomendable, de permanente actualidad... Ahora mismo sabemos, por ejemplo, de los innumerables beneficios del porteo (para la salud de ambos, para el vínculo, para un sinfín de cosas) y en el libro no se habla de ello; probablemente debido a que hablamos de una instituciñon: una nurse para cada 9 niñxs... duficil portearlosa todxs, ¿a cuál eliges? y además en esa época no se conocían los maravillosos beneficios del mismo... pero si atendemos al espíritu del libro, a la esencia... podríamos darnos cuenta de que no están para nada reñidos! O también nuestras vidas hacen imposibles algunos de los postulados de Pikler (ellxs no tenían nada dondeun bebe pudiese sentarse): nosotras utilizamos coches y las sillas de coche más seguras son a contramarcha, donde el niño va semisentado... pues no puede ser, y no puede ser! es más importante la seguridad de lx niñxs en los coches... pero la esencia se puede mantener.

Gracias a Emmi Pikler por sus estudios, por compartirlos y por arrojar un poco de luz y sentido común en una carrera de locos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario