miércoles, 18 de noviembre de 2015

YoVoy7N

El sábado 7 de noviembre fuimos a la marcha contra las violencias machistas.



Mientras desayunábamos, le conté a Arántzazu que había pensado ir a la marcha, que si le parecía bien. Ella me preguntó que qué era era una marcha y le conté que era mucha gente caminando junta porque querímos cambiar algo, para denunciar algo que no nos gustaba y que queríamos que fuese de otra forma.
Le conte que era una marcha en la que decíamos que no queríamos que más mujeres sufiresen, que queríamos que viviesemos mejor todas...
Estuvimos un rato hablando, y en un momento dado le pregunté si lo entendía (me estaba costando explicarle a una niña de 3 años algo tan complejo que yo ni siquiera entiendo a veces) y me dijo: "si, vamos a la marcha para que todas las mujeres y niñas vivan en el mundo precioso"
Oh!!!! me derrito de amor! Pues claro que sí... para que todas podamos vivir en el mundo precioso.
Aclaro: el mundo precioso es un lugar en el que Arántzazu está habitualmente, donde ella se siente feliz y segura... algún día conoceremos más de ese mundo, pero de momento me parece un lugar ideal como meta... jiji

Por la noche, mientras trataba de dormir pensaba en las violencias de que somos objeto las mujeres y las niñas cada día. No sólo el culmen de la violencia machista y patriarcal representada en el feminicidio. 

También pensé en todas estas violencias asumidas, integradas en el imaginario social, asumidas de tal forma que no se cuestionan, no se consideran violencias, pero que sí lo son. 

Pensé en la violencia obstétrica, otra forma brutal de violencia contra las mujeres, que busca adoctrinarnos, someternos, en uno de los momentos más hermosos, más delicados (y a la vez más fuertes) de nuestras vidas, que busca anularnos como mujeres y madres, para que esa cadena de anulación siga ahí, desde el momento en que venimos al mundo y alguien con una bata blanca decide por ti, porque asumen que tú no puedes y no debes decidir, porque asume que tiene poder sobre tu cuerpo, sobre tu vida, sobre tu dolor...

Pensé en la violencia, tan de moda ahora, ejercida a través de las redes sociales; pensé en las adolescentes que están ocultando el móvil a su novio porque si se entera de que han hablado con ciertas personas, se la monta... y eso les parece normal, lo asumen... es porque me quiere mucho! Una mierda! pienso yo.

Pensé en todas las mujeres migrantes que cruzan las fronteras de este país, y de todos los países, cómo se ven obligadas a sufrir una múltiple discriminación: por ser migrantes, por ser negras, por ser pobres, por ser mujeres, por ser madres...

Este sistema está podrido... hay que cambiar la raíz. De nada sirve que haya mujeres en puestos directivos de grandes empresas, de nada sirve que una parlamentaria sea vista en las sesiones del parlamento durante años con su hija en el fular... el capitalismo y el patriarcado nos utilizan, cogen nuestras herramientas y las hacen suyas... y la violencias machistas persisten porque se asumen y se olvidan... y al final solo es violencia machista que una mujer "sea encontrada muerta" (como si hubiese decidido morirse ella así, y no que un hombre la haya asesinado), y ya si me apuras... ni eso.

Así que, luchemos porque todas las mujeres podamos vivir algún día en el mundo precioso.


Para leer el manifiesto de la marcha, pincha aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario